Unasur: ¿un nuevo sistema de integración?

Todo indica que nuestro continente verá el nacimiento de un nuevo sistema de integración esta semana, una vez que los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, suscriban el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) durante la reunión que sostendrán en la capital brasileña este viernes.

Se trata de la concreción de una idea surgida en Cuzco en 2005, cuando los gobernantes de los países citados procuraron crear la Comunidad de Naciones Suramericanas, iniciativa que fuera seguida de dos otros encuentros al más alto nivel, uno de ellos en Cochabamba, el siguiente año, ocasión en la que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva planteó inclusive la instalación de un parlamento del grupo de los doce países en esta ciudad.

El objetivo central de la acometida en las presentes circunstancias, parece ser la puesta en marcha de un Consejo Suramericano de Defensa y otro de Energía, por sugestión del gobierno brasileño en su conjunto y en virtud, según analistas del acontecer regional, de la decisión de los Estados Unidos de emplazar una flota naval de cara a esta parte del planeta, así como del problema energético que confrontan las potencias del área.

A propósito, el Ministro de Defensa de la vecina nación acaba justamente de efectuar una visita a la sede de gobierno para dialogar tanto con su par como con el Presidente de la República sobre el mecanismo defensivo común, cuyo inspirador originario sería el coronel Hugo Chávez, de Venezuela, quien ya tiene suscrito un convenio militar con Evo Morales, lo que dejaría traslucir que más allá de sus diferencias en otras cuestiones, los líderes brasileño y venezolano van de la mano frente a las acciones de la actual administración norteamericana.

Inquieta en este escenario que el inminente alumbramiento de UNASUR vaya a producirse en medio de conflictos internos en el ámbito continental, como el que mantienen Colombia, Ecuador y Venezuela por causa de la narcoguerrilla colombiana, y de problemas limítrofes irresueltos, a lo que habría que añadir la disparidad ideológica entre los gobiernos suramericanos, que se refleja en la ejecución de políticas igualmente distintas.

Peor todavía, el empeño que nos ocupa resultará paralelo a otros de anterior data, cual es el caso de la Asociación Latinoamericana de Integración, la Comunidad Andina de Naciones y el Mercado Común del Sur, que a lo largo de su existencia no han cristalizado una verdadera integración de la región, de donde corre el riesgo de quedar en calidad de buena intención y nada más.

De todas maneras, habrá que ver lo que dice y hace la docena de mandatarios y jefes de Estado en Brasilia, a la cabeza de Evo Morales, presidente pro témpore del organismo en gestación.

Publicado el 21 de mayo de 2008 en Los Tiempos, Cochabamba (Bolivia).