integracionSur CLAES D3E
MERCOSUR

 

Cumbre de Montevideo

   

Mercosur busca consolidación interna y expansión externa

  

Eduardo Gudynas

  

El 16 de diciembre, se celebró en Montevideo la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur), con la presencia de los presidentes Néstor Kirchner (Argentina), Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil), Nicanor Duarte (Paraguay) y Jorge Batlle (Uruguay); también asistieron los presidentes de los países asociados al bloque, Ricardo Lagos (Chile) y Carlos Mesa (Bolivia).

El encuentro venía precedido por diversas controversias, y entre ellas se destacaba la marcha de las negociaciones por un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Uruguay, como coordinador de esas conversaciones, consideraba que no se había llegado a un acuerdo en todos los puntos, y por lo tanto no era posible firmar el convenio con la presencia de los presidentes andinos. Por el contrario, Brasil insistía en la necesidad de llegar a un acuerdo, y en alcanzar el encuentro entre todos los presidentes. En ese sentido el gobierno de Lula realizó una serie de concesiones en materia de comercio con sus vecinos andinos, mientras que a la vez hacía otras concesiones a sus socios pequeños del Mercosur, especialmente en bienes de capital, informática y comunicaciones.

Finalmente, en Montevideo se llegó a un acuerdo. Por un lado, Perú se incorporó formalmente como miembro asociado del Mercosur y, por otro, se celebró un acuerdo de libre comercio del Mercosur con los restantes miembros de la CAN (Ecuador, Colombia y Venezuela). El acuerdo del Mercosur con la CAN da un nuevo vigor al sueño brasileño de un “área de libre comercio de América del Sur”. Se establece un proceso de desgravación de 10 años para la mayoría de los productos comercializables, mientras que para aquellos sensibles, como los agropecuarios, el plazo se extiende a 15 años. El comercio entre los dos bloques alcanzó los 25.000 millones de dólares en 2002. El acuerdo podría entrar en vigor a mediados de 2004.

Se conformó formalmente la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur como un órgano propio, donde cada país designa sus representantes, y para la cual se nombró presidente al ex presidente argentino Eduardo Duhalde. Desde ese nuevo cargo se espera que se conforme una representación personalizada que abarque todo el Mercosur, especialmente a nivel internacional. En ese sentido, Duhalde ya acompañó a Lula en su gira por Africa. El paso es importante en tanto el Mercosur mantiene negociaciones como bloque en el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y con la Unión Europea; más recientemente ha iniciado conversaciones con la Unión Aduanera del Africa Meridional e India.

Esa proyección externa del Mercosur está cobrando fuerza en los últimos meses, y la propia cumbre de Montevideo lo atestigua en tanto contó con la presencia del primer ministro de Angola, el canciller de la Federación Rusa, y el comisario de comercio de la Unión Europea, Pascal Lamy, quien reiteró diversas ofertas de acercamiento con el Mercosur - aprovechando claramente la coyuntura de un ALCA debilitada-, subrayando que la única negociación que la Unión Europea mantiene actualmente con otro bloque comercial es con el Mercosur.

Se aprobó también un importante Protocolo de Contrataciones Públicas, que apunta a que en las compras gubernamentales se otorgue un trato nacional a las empresas de los demás países socios del Mercosur. También se confirmó la aprobación del reglamento del Protocolo de Olivos sobre Solución de Controversias en el Mercosur, que entrará en vigencia en enero de 2004, con la creación de un Tribunal Permanente de Revisión del Mercosur. Ese órgano venía siendo negociado desde hace años, bajo la insistencia de los países pequeños del bloque para poder afrontar las disputas comerciales con los socios grandes. Se aprobó una “Visa Mercosur” para la circulación temporaria de personas físicas prestadoras de servicios. Finalmente se presentó el proyecto de protección ambiental del acuífero Guaraní, un enorme depósito subterránepo de agua que se extiende en el sur de Brasil, Paraguay y el norte de Argentina y Uruguay.

Si bien muchas discusiones precedieron el encuentro de Montevideo, especialmente el desencuentro de Brasil y Uruguay, nuevos roces entre Argentina y Chile, cuestionamientos de Paraguay a barreras que impone Argentina, y las difíciles negociaciones con las naciones andinas, finalmente la cumbre del Mercosur logró delicados equilibrios que conformaron a casi todos. En momentos en que todos los países afrontan crisis de diferente grado, el Mercosur logró dar varios pasos en su estructura interna, sumó un nuevo miembro asociado y se proyecta internacionalmente.

E. Gudynas es analista de información en D3E (Desarrollo, Economía, Ecología y Equidad América Latina). Publicado en Tercer Mundo Económico No. 176 (Enero/Febrero 2004) [Montevideo].

 _____________________________

Regresar a INTEGRACION SURRegresar a MERCOSUR