integracionSur CLAES D3E
 AMERICA LATINA

 

 

Aquellos no vienen, el otro llega tarde, y tú te confundes

 

Eduardo Gudynas

 

La 16a Cumbre Iberoamericana que se inicia hoy viernes 3 de noviembre enfrenta la sombra de importantes ausencias presidenciales. No estarán presentes ocho presidentes de los 22 jefes de Estado. La ausencia más lamentada y cuestionada hasta hoy era la de Lula da Silva de Brasil, pero ahora se acaba de sumar la cancelación del viaje de Hugo Chávez desde Venezuela, al menos para la inauguración. Bajo estas circunstancias, esta cumbre será la que tuvo el mayor número de ausencias.

Los otros mandatarios que no llegaron son Alan García, del Perú, Martín Torrijos de Panamá, Oscar Berger de Guatemala, José Enrique Bolaños de Nicaragua, Leonel Fernández de la República Dominicana, y Raúl Castro de Cuba.

Los intereses encontrados y los problemas pendientes empañan esta cita presidencial, y son en primer lugar un duro golpe a la fuerte apuesta del gobierno y la corona de España por cobijar una mancomunidad iberoamericana. En segundo lugar también representan desplantes en el seno de la familia Latinoamericana. El presidente de Brasil aduce un cansancio extenuante después de la campaña electoral, y prefirió quedarse en una playa del norte antes que volver a discutir sobre sus compras de gas boliviano con Evo Morales, o recibir una nueva andana de reclamos uruguayos. El faltazo de Alan García no se debió a un chapuzón en el mar, sino que invocó la fuerte carga de trabajo en su recientemente estrenada presidencia. Pero también es cierto que todavía no ha hecho las paces con Hugo Chávez y por lo tanto la idea de un encuentro no resultaba muy atractiva.

Pero Chávez sorpresivamente no viajará para la inauguración, y se sospecha que cancelará toda su visita. La razón sería una campaña electoral interna un poco más complicada de lo previsto, pero también es muy probable que se desanimó por las otras ausencias y no desee repetir sus explicaciones sobre la suerte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Kofi Annan que ya está aquí, disfrutando uno de sus últimos viajes protocolares, no debe entender del todo cómo es posible que la región no logre ponerse de acuerdo en un candidato común no sólo para ese puesto, sino para varios otros. Todavía más, en los últimos tres años, América Latina y el Caribe no pudieron llegar a un consenso en sus candidatos para cargos claves como la presidencia del BID, la dirección de la OMC y la secretaría de la OEA.

El gobierno uruguayo perdona la ausencia de Alan García. Es que se ha confirmado que pocos días atrás, Perú propuso que Uruguay ocupara el disputado sillón en el Consejo de Seguridad de la ONU. La idea fue apoyada por Venezuela (que buscaba un reemplazo dentro del MERCOSUR), Chile y hasta por los Estados Unidos. Pero Argentina vetó a su vecino. Esa medida se suma a los nuevos cortes de los puentes internacionales entre Uruguay y Argentina que se desarrollarán durante el fin de semana, en coincidencia con esta cumbre. Asimismo, Buenos Aires y Montevideo han intercambiado en los últimos días nuevas cartas de queja. Todo esto hace que la situación bilateral se encuentre muy deteriorada. A pesar de todo el presidente argentino Néstor Kirchner confirmó su visita, aunque llegará lo más tarde posible y regresará cuanto antes. El resultado es que de los cinco presidentes del nuevo MERCOSUR ampliado, solamente estarán presentes tres, y dos de ellos ya han dicho que no se reunirán a conversar.

De esta manera, 14 jefes de Estado participarán de la inauguración que tratará el tema de las migraciones. La importancia de este tema queda en claro por los debates en marcha con la delegaciones presentes. Todo parece indicar que el gobierno mexicano, que se ha tomado esta cumbre muy en serio, logrará el respaldo de los demás países en la condena al muro fronterizo que desea construir Estados Unidos. Es más difícil precisar que sucederá con España, ya que en su primera conferencia de prensa, el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, apareció confundido. La delegación española había rechazado horas antes que la declaración de la cumbre sobre las migraciones incluyera una referencia amplia a los derechos humanos de los migrantes, a pesar de los innumerables testimonios latinoamericanos sobre los destratos que se padecen en los aeropuertos españoles y los problemas con la ley de “extranjería”. Zapatero esquivó esas cuestiones, se entretuvo en hablar sobre el nuevo centro de las Naciones Unidas en España, y simuló estar tan confundido que daba la impresión que era uno más de los ausentes.

 

E. Gudynas es analista de información en D3E (Desarrollo, Economía, Ecología, Equidad – América Latina). Publicado en IntegraciónSur el 3 de noviembre 2006. Se permite la reproducción del artículo siempre que se cite la fuente.

__________________________

REGRESAR a INTEGRACION SURREGRESAR a AMERICA LATINAREGRESAR a CUMBRE IBEROAMERICANA